• Contenidos Ipse

El efecto de las hormonas en tu piel

Actualizado: abr 26

Se estima que en el caso de las mujeres la disminución en los estrógenos tiene una influencia decisiva sobre el grosor, nivel de hidratación, pigmentación y en la regulación de la cantidad de grasa que tiene la piel.






Al igual que sucede con otros órganos, la piel también está regulada por las hormonas. Los estrógenos y la progesterona tienen una influencia decisiva sobre el aspecto y textura de la piel, ya que favorecen la renovación de las células dañadas que se acumulan en la superficie. Además, son capaces de estimular la síntesis de las fibras de colágeno para una mejor elasticidad de la piel.


Por ello, cualquier desequilibrio en el nivel hormonal incide en lo envejecida que se vea la piel. Por ejemplo, el déficit hormonal que se produce durante la menopausia provoca una pérdida del 25% de los lípidos de superficie, del 25% del agua y del 30% de las fibras de sostén.


El déficit hormonal y su influencia en la piel no sólo se producen en mujeres mayores que bordean la menopausia.

Existen hábitos como el consumo de cigarrillos y alcohol que hacen que los estrógenos se metabolicen más rápido, lo que podría tener los mismos efectos estéticos que la baja hormonal en la menopausia. Por lo tanto, una fumadora de treinta años puede verse hasta diez años mayor ya que sus hormonas son eliminadas tan rápido que tiene el mismo efecto que un déficit de estrógenos.


También existen otros periodos como el posparto, donde se produce una baja hormonal con similares efectos. Generalmente, durante el embarazo las mujeres gozan de pieles suaves y lozanas, lo que se altera drásticamente después del parto. La razón de ese cambio es la considerable disminución de estrógenos que se produce después del nacimiento, que hace que la piel se vuelva seca, aparezcan manchas, los tejidos pierden firmeza, y que incluso se caiga el pelo.


Aspectos de tu piel afectados por las hormonas


Las hormonas inciden directamente en tres aspectos fundamentales: el ritmo de la renovación celular, la firmeza de los tejidos y el nivel de hidratación de la piel.


Resequedad: Cuando decae la cantidad de hormonas, no importa cuál sea la razón, todos los tipos de piel tienden a secarse más allá de lo saludable. Y una de las principales consecuencias de ello es que aparecen finas líneas de deshidratación que si no se cuidan podrían remarcarse hasta transformarse en arrugas más profundas. Lo que sucede en este sentido es que las hormonas alteran la película hidrolipídica que se forma a partir de la grasa que secreta el organismo. Esto, porque la actividad de las glándulas sebáceas está comandada por las hormonas, y al decaer ellas, se produce menos grasa y de peor calidad. Entonces esa película se debilita y permite que se evapore más agua de lo normal, agotando así las reservas hídricas de la dermis. Al final, la piel se vuelve más seca y vulnerable a los factores ambientales que la erosionan, envejecen e irritan.


Renovación celular: Uno de los principales efectos a nivel cutáneo de la baja de hormonas es que el proceso de renovación celular se hace más lento. En condiciones normales, se supone que la superficie de la piel debiera renovarse cada 28 días, para lo cual durante los primeros catorce las células nacen y se multiplican en la capa basal y en los siguientes suben a la superficie para reemplazar a las ya dañadas y que han cumplido con su ciclo de vida. En cambio cuando los estrógenos decaen, ese proceso se ralentiza y la epidermis parece tener menos energías para renovarse al mismo ritmo. El problema es que eso repercute en la función protectora de la capa córnea y compromete las funciones de la piel. Asimismo, hace que las células dañadas permanezcan más tiempo del debido sobre el rostro, lo que se traduce en un cutis grisáceo y de textura irregular.


Flacidez: En cuanto a la firmeza de los tejidos, el efecto viene dado porque en las primeras capas de la piel existen ciertos receptores hormonales que ven alterada su función cuando disminuyen los estrógenos, ya que no tienen con quién interactuar. Como consecuencia de ello se produce una atonía dérmica que altera la elasticidad. Es por ello que se puede decir que el déficit hormonal no sólo se nota en una piel que se vuelve más seca, sino también en la creciente flacidez.


Para entenderlo es importante recordar que las fibras de sostén ubicadas en la dermis van perdiendo sus propiedades de extensión y recuperación. Y los fibroblastos, que son los encargados de producir el colágeno y la elastina, ralentizan su actividad. A esto se suma la acumulación de azúcar en la piel, que se enlaza y enreda con el colágeno. Entonces, las fibras que al principio son largas y suaves, se enroscan, pierden flexibilidad y dejan de cumplir como soporte. Así, las finas líneas de expresión se convierten en arrugas más profundas, gracias a la flacidez que las remarca. La zona en la que más se notan estos cambios es en el cuello, por eso se dice que delata la edad.


Cómo evitar el envejecimiento de tu piel


Es importante reforzar la piel para protegerla ante este tipo de efectos, y también procurar el uso de cosméticos capaces de reparar el daño ya hecho. En este sentido, es esencial la aplicación de cremas de acción hidratante y humectante, a fin de reestablecer los niveles óptimos de humedad cutánea y evitar que se evapore más agua de la necesaria. Será importante también el uso de productos que inhiban la degradación de las fibras de sostén, y al mismo tiempo aumentan y mejoren la síntesis de colágeno.


En cuanto a la reparación del daño evidente, se recomienda el uso de cremas que posean entre sus componentes activos como los alfa hidroxiácidos y el retinol, ambos con la facultad de reparar estructuras dañadas y prevenir futuros daños. En el caso del retinol, se debe tener la precaución de usarlo durante la noche o emplear filtro solar si se aplica en el día porque suele reaccionar con el sol.


Una forma bastante eficaz que ha encontrado la industria de la cosmética para enfrentar el efecto hormonal en el envejecimiento es a través de la incorporación de fitoestrógenos en sus fórmulas. Estos principios activos no son sino estrógenos de origen vegetal, capaces de actuar en la primera capa de la piel, aumentando el ritmo de renovación de las células. Se sabe también que ayudan a combatir problemas a nivel cutáneo como la resequedad, así como a atenuar y retrasar las señales visibles del envejecimiento. Además, usados en forma tópica, consiguen un aumento de la respiración de la piel y mejoran el funcionamiento del metabolismo celular.


Otra forma de recibir los beneficios estéticos de los estrógenos es el Reemplazo Hormonal Natural Bioidéntico. Se administran en dosis 100% personalizadas para restablecer el equilibrio hormonal previo al déficit de estrógenos o progesterona.


Mereces sentirte bien.


Fuente: Emol.com


Más información:

https://www.velazquezsalim.net/menopausia


Ya puedes agendar cita sin llamar a la oficina en mi pagina web www.velazquezsalim.net y en doctoralia.com.mx te llegará confirmación y recordatorios 2 dias antes a tu whatsapp.

Tels. oficina: (33) 3641 6915 y (33) 3611 1897


Dr Roberto V. Salim

Ginecologo certificado

DGP 1116096 CED ESP 3393091


Aviso privacidad en www.velazquezsalim.net

0 vistas

Teléfonos: 33 3641 6915 

        33 3611 1897
 

Convenio con aseguradoras

Hospital Puerta de Hierro Andares
Av. Empresarios #150, Int.2, 45116
Zapopan, Jalisco, México

Ginecólogo Certificado
DGP 1116096
CED ESP 3393091

YvcoYQOd_400x400.jpg
  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

Dr. Roberto V Salim® 2019 - Todos los derechos reservados.